Cuando en la empresa establecemos la palabra riesgo, enseguida pensamos riesgo de incendio, de robo, etc. en definitiva en cubrirnos ante estos incidentes mediante seguros. Si nos adentramos y profundizamos en la palabra riesgo financiero, la cosa se torna más compleja. Pensando en ello, busco en varios diccionarios lo que significa y según voy leyendo obtengo diferentes versiones, que no aclaran demasiado el tema.

(En este post, trato de fijar los riesgos financieros basado sobre todo en las operaciones para una pyme). El riesgo financiero para las pymes se basa básicamente en localizar aquellas operaciones que necesitan ser financiadas y que una mala gestión o un incumplimiento por distintos motivos, le pueden provocar riesgos financieros.

Riesgos de crédito a clientes

Causa: En la mayoría de los casos las empresas que venden a sus clientes tienen que soportar venderles a crédito, lo cual normalmente les exige un esfuerzo financiero que se traduce en buscar fuentes de financiación en las entidades financieras, las cuales convierten los documentos de crédito en efectivo en cuenta, con coste.

Riesgos financieros: Es posible que la pyme no pueda esperarse al vencimiento del crédito concedido porque no tenga su caja preparada para ello, por lo que tendrá que hacer uso de la línea de descuento que le ha proporcionado la banca, para hacer líquido su crédito, con lo que acaba de incurrir en riesgo financiero si el cliente al que se le ha concedido el crédito no lo atiende a su vencimiento. Esta situación puede meter a la empresa en un problema financiero al no poder atender a su vez sus compromisos con proveedores, acreedores de servicios, personal de la empresa y administraciones públicas. Pero también les puede provocar no poder atender a sus compromisos bancarios.

¿Hay alguna solución? Aunque no hay soluciones perfectas, puede contratar un seguro de crédito con alguna de las entidades especializadas en ello. Esto tiene coste, pero ¿han calculado las empresas lo que de verdad le ha costado un impagado?.

Riesgo del stock

Causa: Inmovilizar mercaderías o materias primas implica tenerlas que financiar. La mayoría de las empresas las financian con crédito de sus proveedores aunque nunca es suficiente y terminan acudiendo a los créditos al circulante, que normalmente proceden de la entidades financieras.

Riesgos financieros: Es muy posible que una pyme no pueda financiar el stock para no tener rupturas de servicio y esto exige tener que acudir a las entidades financieras para conseguir, créditos, (de campaña, pólizas de crédito, confirming, etc.), que le permitan atender sus pagos a los proveedores de sus materiales. Si no sabemos gestionar el stock,-Esto no es fácil-, planificando bien las necesidades de producción, es muy corriente que pronto se agote el crédito que nos han concedido y necesitemos más, o incluso que no podamos atender los créditos concedidos.

¿Hay solución para ello? En mi opinión no existen seguros que cubran una mala gestión, por lo que este riesgo es uno de los más complejos de gestionar en una pyme.

Riesgo de tipos de interés

Es evidente que los créditos que hemos mencionado, tienen un coste para la empresa peticionaria, cuya proporcionalidad se cierra en el contrato con la entidad financiera y cuya tipología puede ser variable o fija. Cualquier cambio en el precio que la banca nos concede, puede, -según el devenir de la economía-, afectarnos en nuestra cuenta del negocio, mermando los beneficios. Pero también puede hacer que incurramos en pérdidas, lo que representa un gran riesgo financiero.

Y lo dejo aquí por el momento, porque los tres que he resaltado son los más habituales en el 95% de la empresas.

Luis Sequí. Presidente de Grupo Entorno Empresarial

¿Te ha gustado el artículo?

Suscríbete a nuestro boletín para recibir más noticias y contenido de interés para tu empresa.



Acepto la política de privacidad

Acepto recibir comunicaciones comerciales

You have Successfully Subscribed!