¿Habéis visto alguna vez una orquesta que funcione sin director? no, ¿verdad?

Hablando de liderazgos, ¿habéis visto alguna vez una orquesta sinfónica que funcione armónicamente sin director?. Las orquestas están compuestas por maestros, especialistas en cada uno de los instrumentos que tocan y agrupados en un protocolo de su actividad. De hecho, cada uno de ellos podría realizar “solos” que nos encantarían, pero si no hubiera quién los dirigiera, esos maravillosos y expertos músicos no serían capaces de tocar una de esas extraordinarias sinfonías y probablemente resultaría totalmente armónica.

Pues las organizaciones empresariales deben de seguir las mismas pautas. El CEO o director ejecutivo, debe de elegir el mejor recurso en su especialidad: finanzas, comercial, producción, etc., y ese recurso junto con otros, dirigidos y armonizados por él, pueden sin duda alguna interpretar la partitura estratégica que la empresa haya diseñado.

Para lograr esto, no solo es necesario que todos los especialistas estén entrenando continuamente sus conocimientos, ( pues el mercado se ha vuelto muy exigente con sus proveedores y evoluciona a gran velocidad ) además el equipo debe actuar de forma alineada con su CEO y todos ellos tienen la obligación, -si no quieren encontrarse fuera de mercado-, de entrenar de forma individual una y otra vez hasta alcanzar su maestría.

Pero ¿es este el único tipo de organización válido para las empresas?. Es cierto, que hay otro tipo de formación mucho más pequeña donde los maestros individuales se alternan y cada uno de sus componentes va tomando la posición principal para que sea su instrumento el protagonista de esa parte de la pieza musical y los demás le acompañan dejándole a él todo el protagonismo. Me estoy refiriendo a una orquesta de jazz.

 

Un director capaz de mirar al futuro, vislumbrar el camino y marcarlo a todo su personal.

Esta organización ¿funcionaría en una empresa?, es posible, pero créanme sería muy raro y en mi opinión duraría muy poco. Una organización empresarial necesita una jerarquía bien definida, un director que sea capaz de mirar hacia el futuro, vislumbrar el camino y marcárselo a todo su personal. Y que estos, a su vez, deben de seguir aportando cada uno sus conocimientos para lograr los objetivos que se hayan marcado.

 

Luis Sequí. CEO de Entorno Empresarial.

NEWSLETTER

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín para recibir más contenido de interés para su empresa.



Acepto la política de privacidad

Acepto recibir comunicaciones comerciales

¡Se ha suscrito con éxito!