Aunque muchas veces las palabras “consultoría” y “asesoría” se usan indistintamente, no son lo mismo. Ambas actividades se refieren a servicios subcontratados a expertos, que tienen como funciones: ofrecer apoyo, orientación y respaldo a otras empresas sobre determinados aspectos y problemáticas, pero tienen ciertos matices que las diferencian.

 

ASESORÍA

Cualquier empresa debe lidiar en su día a día con: finanzas, contabilidad, leyes comerciales y laborales y otro sinfín de tareas que son necesarias y normalmente obligatorias para su funcionamiento general. El asesor es un profesional que ayuda a la compañía en relación al desarrollo y cumplimento de todas las obligaciones asociadas con esas tareasA su vez, también puede ayuda a realizar los trámites necesarios. 

Existen varios y diferentes tipos de asesoría, por ejemplo:

  • Jurídica que indica, entre muchas otras cosas, como realizar: constitución de sociedades, modificaciones societarias, negociación de todo tipo de contratos mercantiles ,…
  • Fiscal que ayuda a realizar declaraciones de renta, así como formalizar el IVA ,...
  • Contable, la cual se encarga de que las cuentas que ha de presentar la empresa (libro mayor, cuentas anuales, etc) estén al día.

 

CONSULTORÍA

En cambio, la consultoría resuelve problemas específicos y a medida de cada proyecto empresarial, los cuales necesitan un análisis más en profundidad.

Por lo tanto, no debemos olvidar que una consultora jamás podrá ayudar a una empresa sin conocerla a fondo; se necesita indagar y hurgar, de manera objetiva e independiente, dentro de la empresa para poner al descubierto sus puntos débiles y fuertes en su modelo de negocio actual.

Una vez identificados y  analizados estos aspectos, la consultora esta en disposición de proponer soluciones y procedimientos, que logren aumentar la competitividad, productividad y rentabilidad de la organización. Y aún es más, hay empresas (como la nuestra) que además de realizar el diagnóstico y proponer soluciones, también ayudan durante todo el proceso de implementación, con el fin de ofrecer un apoyo continuo y una mayor seguridad a la hora de lograr los objetivos propuestos.

En resumen, estos son algunos de los servicios que ofrece una consultora de negocios:

  • Dibujar nuevas oportunidades de negocio.
  • Ayudar a determinar qué tipo de modelo de negocios debería seguir un cliente.
  • Apoyar en la planificación y desarrollo de nuevos productos o servicios.
  • Controlar los riesgos financieros

La Consultoría se utiliza para temas específicos y la Asesoría para temas recurrentes

 

¿NECESITA MI EMPRESA  ESTOS SERVICIOS?


Casi con total seguridad, sí; Ten en cuenta la tranquilidad y seguridad que puede aportarte como empresario el contar con una plantilla de expertos (
que brinde un servicio completo y resolutivo) ante cualquier eventualidad o incidente.

Pero si todavía tienes dudas de qué servicio de apoyo empresarial te conviene, nosotros que ofrecemos ambos, podemos ayudarte a saber que necesita tu empresa en concreto y en su situación actual.

¿Te ha gustado el artículo?

Suscríbete a nuestro boletín para recibir más noticias y contenido de interés para tu empresa.



Acepto la política de privacidad

Acepto recibir comunicaciones comerciales

You have Successfully Subscribed!