Leyendo el artículo (enlace artículo) de nuestra directora del área fiscal y tributaria la abogada Ana Soriano queremos destacar su recomendación final :

ante la previsión de dificultades de liquidez para hacer frente a las deudas tributarias, se acuda a otros medios de financiación, preferentemente el bancario, y se tenga una planificación de tesorería en aras al cumplimiento de futuras obligaciones.”

Como asesores y consultores en estrategia financiera insistimos en la importancia de la planificación financiera en el seno de las empresas y esta importancia es y será ,cada vez más necesaria si observamos los escenarios que rodean a las empresas.

Es obvio que la AEAT cada vez tiene un objetivo más claro de afán recaudatorio, obligada sin duda, por la exigencia y necesidad de mantener a duras penas la mal llamada “sociedad del bienestar”.

Efectivamente, hacienda venia aceptando el aplazamiento en el pago de determinados impuestos para lo que denominaba “dificultades transitorias de financiación”. Esta situación permitía a las empresas financiarse con el aplazamiento (a coste cero por cierto) lo que ha derivado en aplazamientos continuos por parte de las empresas.

Este ejercicio nos comunican desde las administraciones publicas que ya no están por la repeticiones sucesivas en el aplazamiento de dichos impuestos y consideran que esta situación implica un verdadero problema de liquidez no transitorio, sino continuo y que ellos no están para cubrir esas necesidades.

Lo que nos lleva a lo que les indicamos en el tercer párrafo. Solo una correcta planificación financiera puede ayudar a las empresas a visualizar los momentos críticos de su tesorería y con ello a ver en que periodo pueden necesitar financiación y con ello evitar utilizar la financiación a través de los aplazamientos.

Así que, tengan mucho cuidado con este tema para no llevarse una desagradable sorpresa.