La dificultad en la realización de un escandallo de un producto o servicio, -que es la identificación de los costes que los forman, no se basa en su confección, se basa en comprender que por mucho beneficio que le calculemos a nuestro producto o servicio solo la venta de las unidades de ese producto, -y por lo tanto su rotación-, conseguirá que le ganemos dinero o no.

El riesgo esta representado en el hecho ¡de que no se entienda esto!, y por lo tanto, lancemos nuestros productos al mercado a unos precios que difícilmente serán respetados por el cliente o por el consumidor.

Todo técnico o controller de costes, se enfrenta a entender que no es el exactamente el coste lo que va a decidir su éxito en el mercado sino la rotación que los productos o servicios, aceptados con éxito por los mercados los que finalmente aportaran margen para ganar dinero a la empresa que los lance.

Vamos a ver un ejemplo donde salimos calculando un beneficio objetivo:

calcular_mal_escandallo_1

¿Pero consideramos que esa ganancia esta cubriendo todos los costes de producción?, No!! (de ahí que he utilizado solo los costes variables), además debe de cubrir los costes y las cargas de estructura. Por lo que el mismo ejemplo se desarrollara de esta otra forma.

calcular_mal_escandallo_2

Es por lo tanto una falacia lo que algunos nos cuentan sobre que al aplicar al producto el coste y su beneficio unitario correspondiente, se gane dinero. Una venta insuficiente de unidades devolverá con perdidas el negocio del producto vendido con el riesgo correspondiente que podemos ocasionar a nuestro negocio. Asi que no entender esto con profundidad, conllevara un riesgo económico grave para la empresa.

Veamos como aplicando el ejemplo anterior a una cuenta de explotación del negocio se comprueban que los cálculos son correctos:

calcular_mal_escandallo_3